viernes, 18 de agosto de 2017

LA ALCAZABA DE ALMERÍA


(Ver "Castillos de Almería")

Dominando la capital almeriense se encuentra la monumental y milenaria Alcazaba, una de las principales construcciones de origen árabe de la península y la mayor fortaleza musulmana de Europa. En la actualidad, es el principal monumento y seña de identidad de la ciudad, siendo un lugar imprescindible para el turista, así como para los almerienses que quieran conocer la historia de su tierra. El último año fue visitada por más de 230.000 personas.

El germen de la actual Alcazaba fue una primitiva atalaya encargada de proteger la cercana ciudad de Bayana (actual Pechina), al igual que el origen de la actual Almería fue un pequeño asentamiento costero surgido a los pies de esta fortaleza. En el año 955 dc, el primer califa de Al-Andalus, Abderramán III, mandó construir la alcazaba sobre la fortaleza anterior y le dio el título de Medina a Almería, aquel pequeño asentamiento costero dependiente de Bayana que había crecido bastante y que más adelante se convertiría en una de las principales ciudades de Al-Andalus y una de las más ricas e importantes del mundo islámico. También mandó construir las murallas que la rodearían para protegerla y en el año 965 dc, la Mezquita Mayor (actual Iglesia de San Juan, en la Almedina).


La Alcazaba de Almería se divide en tres recintos:

-Primer Recinto: Es el más grande de los tres. Se accede por la Puerta de la Justicia (del siglo XIV), compuesta por un arco de herradura, que a su vez es la puerta principal de la Alcazaba. Junto a ella se encuentra la Torre de los Espejos. Esta torre se denomina así porque al parecer contaba con un sistema de espejos cuya función era enviar señales luminosas a los barcos que se acercaban a la ciudad y así ver si eran enemigos.

Este recinto era el lugar donde se resguardaría la población en caso de asedio a la ciudad y contaba con un complejo sistema hidráulico con pozos (de hasta 70 metros de profundidad, llegando al nivel del mar), norias y aljibes, capaces de abastecer de agua a la fortaleza durante un largo tiempo, de los que en la actualidad solo quedan ruinas. Además había algunas casas adosadas a la muralla y cultivos.

Se desconoce el aspecto original de este recinto, por lo que cuando fue diseñado en los años 50 por Francisco Prieto Moreno (Conservador de la Alhambra) se hicieron unos jardines de gran similitud con los del gran monumento nazarí de la vecina Granada. En los años 90 fueron reformados por el arquitecto Ramón de Torres. A partir de estas dos reformas, el agua está muy presente en el lugar, discurriendo por pequeños canales que acaban desembocando en fuentes, rodeadas de jardines con plantas aromáticas y árboles frutales distribuidos en terrazas que salvan la inclinación del recinto.

Si nos asomamos por la muralla norte (donde se encuentra la Puerta de Traición, una puerta tapiada desde la que se podía huir de la fortaleza en caso de asalto), podemos contemplar el Barranco de la Hoya con las gacelas del Parque de Rescate de Fauna Subsahariana y la muralla de Jayrán (del siglo XI), que atraviesa el barranco, conectando la Alcazaba con el Cerro de San Cristóbal, hoy coronado por la estatua del Sagrado Corazón de Jesús, que bendice Almería desde su reconstrucción tras la Guerra Civil. Si nos asomamos por la muralla sur podremos ver las callejuelas de la Almedina, antigua ciudad musulmana, el puerto y la inmensidad del Golfo de Almería y el Mar Mediterráneo. En el extremo más oriental se encuentra el Baluarte del Saliente, reconstruido en los años 70, que en la actualidad alberga las oficinas del monumento.

Separando este primer recinto del segundo se encuentra la muralla de la Vela, llamada así porque albergaba a un centinela que velaba la ciudad de posibles ataques y se encargaba de tocar la campana para anunciar con su repicar algunos peligros para la ciudad, tales como posibles ataques o incendios. La actual campana, cobijada en una pequeña espadaña, pertenece a Carlos III y se llama Santa María de los Dolores.
 Entrada a la Alcazaba a través de la Puerta de la Justicia, encima, la Torre de los Espejos.
 Interior del primer recinto de la Alcazaba, con sus bellos jardines y fuentes de inspiración árabe.
 Jardines del primer recinto. Al fondo el Muro de la Vela con la espadaña que contiene la campana homónima.
 Vista de la Alcazaba, principalmente del primer recinto. En la esquina inferior derecha vemos el Baluarte del Saliente, edificación más oriental de la fortaleza.
Imagen desde la Alcazaba de la Muralla de Jayrán atravesando el Barranco de la Hoya, conectando esta con el Cerro de San Cristóbal (antiguamente sobre el que existía un castillo) hoy coronado por la Estatua del Sagrado Corazón de Jesús.


-Segundo Recinto: A este recinto se accede pasando bajo un bello arco tardogótico destruído por algún terremoto y que fue reconstruído en los años cincuenta a partir de sus propias piezas. Al parecer, dicho arco pertenecería a la residencia del primer Alcaide Mayor de la fortaleza, Gutierre de Cárdenas. Al pasar el arco podremos ver los aljibes califales, de cinco naves, y que datan del siglo X, siendo una de las construcciones más antiguas de la Alcazaba.

Este segundo recinto albergaba en sí mismo una pequeña ciudad. En él se situaban las residencias para los gobernantes, guardias y criados. Además contaba con casas, mezquita, tiendas, baños, etc., quedando en la actualidad principalmente un interesante yacimiento arqueológico que sigue en proceso de excavación en el que solo quedan los cimientos de las casas que constituían barrios. En esta zona también se reconstruyeron en los años setenta dos casas musulmanas sobre su original planta, lo que permite conocer al visitante la disposición de las típicas casas de la época. En la actualidad albergan exposiciones en las que se pueden admirar algunas piezas arqueológicas encontradas en esta zona.

También hay que destacar la Ermita de San Juan, antigua mezquita convertida en 1489 tras la Reconquista de los Reyes Católicos. El edificio original fue destruído por el devastador terremoto de 1522, siendo reconstruída más tarde conservando su estilo mudéjar, muy visible en su portada con arco de herradura. En la actualidad, acoge un salón de actos y conferencias. Junto a la Ermita y las casas musealizadas, hay una bella alberca rodeada de plantas. También una zona construída en los años cincuenta por Prieto Moreno inspirada en varias estancias de la Alhambra.

No podemos abandonar este recinto sin mencionar uno de los elementos que llaman más la atención. Se trata del conocido popularmente como Mirador de la Odalisca, un lienzo aislado que en su día perteneció al Palacio de Almotacín, del siglo XI, cuyo bajo reinado, Almería vivió una de las épocas de mayor esplendor de su historia. Esta vivienda palaciega era la joya de la corona de la Alcazaba. Desgraciadamente quedó destrozado tras el terremoto de 1522. Este lugar es el escenario de una hermosa y trágica historia de amor ocurrida en la Almería musulmana entre Galiana, la concubina preferida del Rey Almotacín y un esclavo cristiano que podrá leer aquí.

Arco tardo gótico desde el que accedemos al segundo recinto.
 Alberca encargada de embellecer el segundo recinto de la Alcazaba.
Ermita de San Juan. A su izquierda podemos ver la espadaña con la campana de la Vela.
Imagen en la que podemos ver en un primer plano las dos casa musulmanas reconstruidas sobre su planta original. Detrás de estas, vemos la amplia zona arqueológica del segundo recinto. Al fondo, la cristiana Torre del Homenaje, perteneciente al tercer recinto.
Restos del Palacio de Almotacín, conocidos como Mirador de la Odalisca, escenarios de una trágica historia de amor. Ver aquí.

-Tercer Recinto: Este recinto es el más elevado y pertenece a la época cristiana, siendo el más reciente de los tres. Fue mandado construir por los Reyes Católicos tras la toma de la ciudad en 1489 para cubrir las nuevas necesidades defensivas y de artillería de la época. Además, el resto de la fortaleza se encontraba en muy malas condiciones debido al terremoto que la había asolado recientemente. Realmente, es un castillo dentro de la propia Alcazaba, con un estilo gótico tardío. Se empezó a construir en 1490 y se terminó en 1534 bajo el reinado de Carlos I. Posee una planta triangular protegida por torres semicirculares que contrastan con las del resto de la Alcazaba, todas musulmanas y por ello, de planta cuadrada. Destacan  la Torre del Homenaje, la Torre de la Pólvora y la Torre de la Noria. A este nuevo recinto se accedía a través de un puente levadizo sobre un foso.

El interior, rodeado por gruesas murallas y torres alberga el Patio de Armas, presidido al fondo por la imponente Torre de la Pólvora, de más de 20m de altura. Esta torre es la más occidental de la Alcazaba y su nombre viene del uso que se le daba, que era el de guardar los explosivos. Curiosamente fue usada de polvorín hasta mediados del siglo XIX, cuando se terminó con este uso debido al peligro que suponía. De hecho, en el siglo XVIII estalló, destruyendo un muro que dividía en dos el patio de armas, que desde aquel momento se convirtió en uno sólo. Como curiosidad, hay que mencionar que en esta edificación se instaló en 1845 el primer pararrayos de la ciudad, sufragado por las familias más adineradas ante la imposibilidad de que las arcas municipales pudiesen hacerse cargo del gasto que supuso. Otra curiosidad es que en 1943, se encontró bajo esta un tesoro con monedas de oro almorávides que en la actualidad se encuentra en el Banco de España. En el interior de la torre podemos ver varios cañones del siglo XVIII.

Destacando sobre el conjunto monumental, sobresale la esbelta Torre del Homenaje, de 14 metros, corazón de la fortaleza y seguramente el lugar más seguro de esta. Es la única torre de planta cuadrada del castillo cristiano. Actualmente acoge exposiciones temporales de fotografía. Tenía tres plantas. La primera era conocida como la de los secretos por su curioso efecto sonoro en el que dos personas podían conversar en voz baja estando en dos esquinas opuestas. En el exterior de la torre se puede observar un hueco, realizado para albergar el escudo de Carlos I, que según algunos estudios nunca llegó a ser  colocado. También mencionaremos la cercana Torre de la Noria, llamada así por que en ella había una noria de sangre del siglo XI mandada construir por el Rey Jayrán. Desde esta torre se puede acceder a un gran sótano que servía como mazmorras y silo para guardar alimentos en caso de asedio. Este tercer recinto se construyó con sillares de piedra en los que se han contabilizado hasta un total de 25 símbolos geométricos diferentes que eran la firma de los canteros que los realizaban. Esto se debe a que cobraban por piedra, por lo que de esta manera, era más fácil identificar la producción de cada uno.
Imagen del patio de armas del inexpugnable castillo cristiano. Al fondo, la imponente Torre de la Pólvora. En mitad de la explanada podemos apreciar un escalón en el que antiguamente se encontraba un muro que dividía en dos el patio. Dicho muro fue destruído tras la explosión del polvorín en el siglo XVIII. 
Torre del Homenaje vista desde el segundo recinto.
 Portada de varios edificios del patio de armas. El de la derecha es la Torre del Homenaje, con una portada de estilo gótico isabelino con el escudo de los Reyes Católicos.
 Interior de la Torre de la Pólvora.
Vista del tercer recinto desde el exterior de la Alcazaba. La torre del primer plano se corresponde con el exterior de la Torre de la Pólvora.

Imagen aérea de la Alcazaba de Almería desde su lado noreste. Si nos fijamos bien podremos apreciar sus tres recintos.


No podemos terminar esta entrada sobre la Alcazaba sin hablar de los numerosos rodajes llevados a cabo en ella. Los principales han sido Cleopatra (1963), Patton (1970), Marco Antonio y Cleopatra (1972), Me has hecho perder el juicio (1973), El viento y el león (1975), Conan el Bárbaro (1982), Indiana Jones y la última cruzada (1989), Resucitado (2016), y recientemente, la sexta temporada de la mundialmente exitosa serie Juego de tronos.

 Rodaje de Marco Antonio y Cleopatra en 1972 en el que podemos ver la Torre de la Pólvora.
 Escenarios montados en el Barranco de la Hoya para el rodaje de Resucitado en 2016.

Ver "Castillos de Almería"

No hay comentarios:

Publicar un comentario