viernes, 26 de mayo de 2017

LA RAMBLA DE ALMERÍA

Recorriendo de norte a sur la capital almeriense se encuentra la Rambla de Belén, que desde que fue embovedada se ha convertido en una de las principales vías y zonas de esparcimiento de la ciudad, por la que transitan y pasean diariamente miles de almerienses.

En 1891, tuvieron lugar unas trágicas inundaciones que causaron veinte muertos, por este motivo, años después fue encauzada la rambla. Un siglo después, en 1996, se embovedó el cauce de la Rambla de Belén, embelleciendo y creando una nueva zona comercial y de ocio para la ciudad, que actualmente es uno de los lugares preferidos por los almerienses para pasear. Sin lugar a dudas, estas ambiciosas obras han sido una de las más importantes llevadas a cabo en las últimas décadas en la capital almeriense, pues no solo sirvieron para embeller notablemente la ciudad, sino que también sirvieron para unir a una ciudad dividida en dos partes por la gran hendidura que la recorría de arriba a abajo.

 Imágenes de la construcción de la Rambla de Belén.

Pero antes de canalizar la rambla, entre 1991 y 1992, se tuvieron que construir un conjunto de ocho presas (Belén Flores, Belén Gato, Belén Cagüeta, Amatisteros I, Amatisteros II, Amatisteros III, Caballar I y Caballar II) situadas al norte de la ciudad, diseñadas para evitar unas posibles inundaciones por copiosas lluvias torrenciales que no pudiese soportar el embovedado.
Todo este proyecto costó un total de 1.110 millones de pesetas.

Al principio de la Rambla de Belén, cerca de su desembocadura en el puerto, se encuentra la magnífica fuente de los 103 pueblos y la Plaza de las Velas, con su gran obelisco que aporta un toque moderno al centro de la capital almeriense, casi convirtiéndose en un icono de la ciudad, ya que no suele ser difícil encontrarlo en postales y entre otras imágenes típicas de Almería.
 Plaza de las Velas
Fuente de los 103 pueblos.

En la parte alta de la rambla se sitúa un anfiteatro, en el que suelen tener lugar numerosas actividades culturales.

Esculturas situadas en la rambla.

Al principio de la rambla podemos ver la Estatua de la Caridad, una de las más destacadas de la ciudad. Se colocó en 1898, siendo la más antigua de la capital almeriense. Fue colocada para homenajear a las veinte víctimas de las inundaciones de 1891. Según cuenta la tradición, representa a una madre que fue rescatada junto a sus dos hijos en la calle de las tiendas, la cual los agarraba fuertemente para que la furia del agua no se los llevase. En 2011 tuvo que ser restaurada debido al mal estado en el que se encontraba.
Estatua de la Caridad.

Durante las fechas próximas a la Navidad, la rambla se sumerge en un precioso ambiente típico de estas fechas. En la Plaza de las Velas se coloca un gran árbol y la zona se engalana con preciosas luces. Además, en la rambla se instala un mercadillo navideño e incluso una pista de patinaje sobre hielo cubierta en la que disfrutan anualmente cientos de almerienses y que se ha convertido en una de las principales actividades para realizar en Almería durante las fechas navideñas.
 Árbol de Navidad.
 Rambla con la decoración navideña.
 Mercadillo navideño.
Pista de hielo.

2 comentarios:

  1. Almería es una ciudad muy bonita, yo estuve unos años por ahí. ¡Muchas gracias Guillermo por traerme buenos recuerdos!

    ResponderEliminar
  2. Me alegra mucho que te haya traído buenos recuerdos. Muchas gracias por leer mi blog!

    ResponderEliminar