domingo, 7 de mayo de 2017

LA NOCHE DE LOS CANDILES DE ALMÓCITA 2017


La noche del próximo sábado 6 de Mayo la localidad almeriense de Almócita se sumergirá en un ambiente mágico en el que el fuego iluminará las calles del pueblo, creando en este pequeño pueblo alpujarreño un ambiente único digno de admirar.

Este curioso y original evento tiene lugar en Almócita desde 2011, año en el que surgió la idea de crearlo para fomentar el desarrollo sostenible. En la actualidad ha evolucionado aún más y además se encarga de poner en valor la cultura ancestral de la zona, impregnándola con ciertas reminiscencias celtíberas. Cuando se apaga el alumbrado público, los vecinos de Almócita se encargan de encender cientos de candiles, antorchas, barriles, farolas, etc., envolviendo las callejuelas de la localidad en un ambiente mágico y misterioso más típico de épocas pasadas. Todo esto unido a las numerosas actividades que se realizan hace que cada año sean miles los turistas que se acercan a Almócita para vivir su mágica "Noche de los Candiles".

"La Noche de los Candiles" ha logrado consolidarse y convertirse en una de las celebraciones más importantes del pueblo, teniendo importantes repercusiones económicas en la zona, de hecho en pasadas ediciones se han llegado a concentrar en este pueblo de 170 habitantes hasta 10.000 personas. Durante esta noche tienen lugar en la localidad numerosos conciertos y actividades.

Sin lugar a dudas un ejemplo a seguir para tantas áreas rurales, en la que se combina el turismo sostenible, tan necesario para dar vida a muchos pequeños pueblos de interior, con la ecología y la cultura. Por estas razones, en 2016, "La Noche de los Candiles" de Almócita fue galardonada con el premio DUNA, que desde hace 31 años reconoce la labor de colectivos que se encargan de fomentar la ecología y el buen uso de los recursos naturales.



En la edición del año 2013 fue instalado un candil con una capacidad de 650 litros, 3,25 metros de alto, 2,45 de largo y 1,06 de ancho, lo que lo convierte en el más grande del mundo, consiguiendo así la localidad un Récord Guiness. La pieza es veinte veces más grande que un candil tradicional y se ha convertido en un icono del pueblo. Esta escultura nos muestra la gran consolidación y arraigo de la fiesta, que ha hecho que este objeto cotidiano en épocas pasadas sea una imagen típica de la localidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario