miércoles, 1 de febrero de 2017

LA FUENTE DEL MAR DE ADRA Y LOS TRES BARCOS DESAPARECIDOS



A los pies de la emblemática Torre de los Perdigones, principal monumento y seña de identidad de esta localidad costera almeriense de 25.000 habitantes, se sitúa la Fuente del Mar, que con el tiempo se ha convertido en un icono más de la milenaria ciudad. La fuente, situada sobre una rotonda, fue inaugurada el 15 de Julio de 2004, víspera de la Virgen del Carmen, patrona de los marineros y las gentes del mar. En la fuente, podemos ver el escudo del municipio, y tres grandes velas de barcos que representan a los tres barcos abderitanos que un día partieron y nunca regresaron, desapareciendo entre las aguas del mar. "Marchena","María Enriqueta" y "Colorao", eran los nombres de estos barcos a los que el Ayuntamiento y el pueblo de Adra quiso homenajear, pues sus naufragios en 1927,1949 y 1979, respectivamente, constituyen algunos de los hechos más trágicos de la historia reciente de Adra. Aquí tienen alguna información sobre los tres hundimientos:

Hundimiento del "MARCHENA" (1927)
En torno a las cuatro y media de la madrugada del día 14 de Abril de 1927, el pesquero Marchena salía del puerto abderitano. Como de costumbre, el barco tenía pensado echar los palangres para la captura de merluzas a doce millas de la costa abderitana. Sin embargo, al poco de salir por la bocana del puerto, un fuerte temporal casi impredecible con anterioridad sorprendió a la tripulación del pesquero, que pese a todo, consiguió llegar al caladero. A pesar de los esfuerzos de los tripulantes, el barco se acabó yendo a pique, falleciendo seis de los siete tripulantes de la embarcación, entre ellos un joven que tenía solo 15 años. El único de los pescadores que consiguió salvarse fue Gabriel González Fernández, que pudo agarrarse a uno de los restos del barco, aferrándose de esa manera a la vida. A pesar de la gran distancia existente hacia la costa y al fuerte temporal que lo complicaba aun más todo, el náufrago intentó nadar hacia tierra firme. Pasaron doce horas cuando el náufrago, que se encontraba muy desfallecido, divisó a lo lejos un mercante, el cual sería su milagrosa salvación. Este le hizo señales con su camiseta, que trataba de agitar con las últimas fuerzas que le quedaban. Afortunadamente, Gabriel fue visto y rescatado por la tripulación del buque, que se dirigía hacia el puerto de Gibraltar. Allí, Gabriel informó a las autoridades marítimas británicas del peñón, regresando a Adra tras cinco largos días, ante la sorpresa de los vecinos del pueblo.

Los cadáveres de los seis tripulantes desaparecidos nunca fueron encontrados, sin embargo, los restos del Marchena aparecieron un mes más tarde cerca del Faro de Sabinal. El temporal de aquel mes de Abril de 1927 causó numerosos daños a lo largo del litoral almeriense. Además, afectó a las cosechas de muchos agricultores. Hubo varios naufragios en la provincia de Almería, el peor con gran diferencia fue el acontecido el 12 de Abril en la Cala de San Pedro, en Níjar, donde se hundieron varias embarcaciones, muriendo un total de 45 pescadores. De ese gran número de fallecidos solo se rescataron nueve cadáveres, que fueron hallados en algunas playas cercanas días después tras ser arrastrados por la marea. Para hacernos una idea de la magnitud del temporal, el General Primo de Rivera visitó Almería para interesarse por los daños causados.
Imagen del "Marchena".

Hundimiento del "MARÍA ENRIQUETA" (1949)

El 13 de Diciembre de 1949 tuvo lugar el naufragio del María Enriqueta, segundo de los tres barcos naufragados. El barco fue llamado así debido a María Imberlón y Enriqueta Navarro, esposas de los armadores que eran Joaquín Vázquez Salmerón y Nicolás Linares Martín, aunque también era conocido en el pueblo como "la llueca". En esta ocasión, el buque abderitano se encontraba faenando en el norte de África, entre el Morrón Nuevo y el peñón de los Vélez, concretamente frente a la Villa de Sanjurjo (actual ciudad de Alhucemas, que hasta 1956 perteneció a España) tras haber localizado un banco de peces. De repente, un intenso temporal sorprendió a la embarcación, que fue engullida por el furioso mar, llevándose con ella la vida de los 24 tripulantes. Nunca fue hallado ninguno de los cadáveres de los fallecidos, de hecho, al parecer nunca se encontró un solo resto de la embarcación. A pesar de todo, la tragedia pudo llegar a ser peor, pues parece ser que la tripulación del buque la formaban 30 personas, por lo que se salvaron 6, que no se habían llegado a embarcar.

Los más mayores de Adra aun recuerdan el romance del María Enriqueta, que solían cantar las mujeres recordando este trágico suceso que marcaría para siempre a las gentes del mar de Adra. Se cuenta que cuando llegaba a Adra alguien con un aspecto desaliñado, como podían ser algunos mendigos, la gente les interrogaba con la esperanza que fuese alguno de los pescadores naufragados.
 Imagen del "María Enriqueta".

 Hundimiento del "COLORAO" (1979)

El tercero de los tres barcos es el Colorao, cuyo naufragio tuvo lugar el día 6 de Abril de 1979, siendo el más reciente. El Colorao navegaba en costas catalanas, concretamente a cuatro millas de la localidad de Arenys de Mar (Barcelona), cuando de repente, un ensordecedor golpe sorprendió a la tripulación del Colorao, que la mayoría se encontraba durmiendo. El mercante partió por la mitad al barco abderitano, causando la muerte de siete de los doce tripulantes del barco. Pronto acudieron algunos barcos, que pudieron rescatar a los cinco supervivientes.

En Adra, los familiares de los pescadores se enteraron de la trágica noticia por la información a cuenta gotas que daban los telediarios. Pronto se supo que no habían muerto todos los tripulantes, como en un principio se creía, se habían salvado cinco. El dolor y la desesperación de muchos abderitanos hizo que se agolpase una gran multitud en la Cofradía de Pescadores.

El 10 de Abril fueron rescatados los restos del barco, que se encontraban a ochenta metros de profundidad. Tras algunos días de intensa búsqueda fueron apareciendo poco a poco los siete cadáveres de los pescadores fallecidos. Un par de semanas antes de la tragedia, la familia propietaria del barco había invertido todos sus ahorros en la compra de este, por lo que los sindicatos de la ciudad condal abrieron suscripciones populares con las que se llegó a recaudar cerca de un millón y medio de pesetas para ayudar a la familia abderitana, que se encontraba endeudada. Sin embargo, hubo un largo juicio que no tendría sentencia hasta 2005, cuando finalmente las aseguradores concedieron las indemnizaciones.
Imágenes de los siete pescadores desaparecidos.


En la actualidad, el naufragio de estos tres barcos sigue en la memoria del pueblo de Adra. Durante la Procesión de la Virgen del Carmen, se realizan varios homenajes a los tres barcos, uno de ellos ante la rotonda de la fuente del mar y otra durante la procesión marítima por el puerto de Adra, en la que se lanzan tres ramos de flores al mar, en homenaje a cada uno de los barcos.
 Imagen de la Procesión de la Virgen del Mar momentos después de realizar el tradicional homenaje en la Fuente del Mar.
 Imagen de la celebración del Mundial de Fútbol de 2010, en el que ganó nuestro país.


Si tiene más información sobre el tema, puede ponerla abajo en los comentarios. GRACIAS!

Guillermo Rodríguez García

1 comentario:

  1. De los cinco que sobrevivieron ninguno está vivo entre ellos un tío mío Juan Diego palenzuela Montoya

    ResponderEliminar