viernes, 2 de diciembre de 2016

ALMÓCITA


Almócita es un municipio almeriense perteneciente a la Alpujarra. Se encuentra situado a 54km de la capital y a una altitud de 835 msnm. En la actualidad cuenta con unos 170 habitantes, siendo uno de los municipio menos poblados de la provincia.
Limita con los municipios almerienses de Dalías, Padules, Beires y Fondón.

Este bello pueblo alpujarreño de estrechas calles fue fundado por los descendientes de Tubal y en la actualidad sigue conservando parte de su antigua esencia musulmana. Durante la época medieval destacaba la industria de la seda. En el año 1570 llegó a Almócita D.Juan de Austria para la negociación de la reducción de moriscos sublevados en la Alpujarra, cuya paz se celebró en un cortijo que desde aquel momento fue llamado Cortijo de las Paces. Tradicionalmente el cultivo de la uva de mesa jugó un papel muy importante, al igual que en todos los pueblos de la zona.

En la plaza de Almócita, principal punto de encuentro de la localidad se encuentra una fuente que da un toque moderno al entorno. Almócita también conserva una judería, situada en la zona baja del pueblo. Este tranquilo barrio es una de las partes más bellas de la localidad, encontrándose engalanado con numerosas macetas.
Una de las calles de Almócita

Los principales monumentos de Almócita son:
-La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Misericordia, de estilo mudéjar, que fue reconstruída en el siglo XVII. Una de sus principales características es que la nave carece de cubierta, por lo que se utiliza como jardín. La zona de culto se limita a la capilla mayor.

-La Ermita, que fue construída en los siglos XVII-XVIII.

Repartidos por el término municipal podemos encontrar minas como las de la Solana, que funcionaron en el siglo XIX. También existen en la zona restos de dos antiguas fábricas dedicadas al plomo, que fue muy importante en la zona, la fábrica de la Escopeta y la Fundición de Fuente de Godoy.
Iglesia de Almócita

Desde 2011 tiene lugar en Almócita "La Noche de los Candiles", un curioso y original evento que cada año supone un importantísimo acontecimiento en la localidad. Todo surgió con la idea de fomentar el desarrollo sostenible y en la actualidad también se encarga de poner en valor la ancestral cultura de la zona, impregnada con ciertas reminiscencias celtíberas. Cuando se apaga el alumbrado público, los vecinos de Almócita encienden cientos de candiles, antorchas, barriles..., envolviendo las calles del pueblo en un ambiente mágico y misterioso que parece de épocas pasadas. Además tienen lugar diversas actividades culturales.

En el año 2013 fue instalado un candil con una capacidad de 650 litros, 3,25 metros de alto, 2,45 de largo y 1,06 de ancho, lo que lo convierte en el más grande del mundo, consiguiendo así la localidad un Récord Guiness. La pieza es veinte veces más grande que un candil tradicional y se ha convertido en un icono del pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario