domingo, 13 de noviembre de 2016

EL CASTILLO DE VÉLEZ-BLANCO



El magnífico Castillo de Vélez-Blanco se sitúa coronando de forma majestuosa este bello pueblo almeriense. Esta emblemática construcción es sin duda alguna una de las muchas maravillas que posee nuestra provincia, siendo uno de sus más notables monumentos.

El Castillo de Vélez-Blanco, también conocido como Castillo de los Fajardo, fue construído entre los años 1506 y 1515 por Pedro Fajardo y Chacón, tras su nombramiento como Marqués de los Vélez, fijando en la zona su nuevo señorío. El castillo-palacio se construyó sobre una gran alcazaba musulmana que dominaba en la antigüedad la villa. El edificio posee una mezcla de estilos gótico y renacentista.

La fortaleza posee una imponente Torre del Homenaje que es el elemento más llamtivo y característico del edificio. Esta mide casi 25 metros y se concibió como símbolo del poder del marqués sobre su señorío.

El castillo poseía antiguamente un espectacular patio de honor con una rica decoración escultórica, que en la actualidad está considerada como una de las obras maestras del primer renacentismo español. Lamentablemente, este patio no se puede admirar en su lugar original, ya que en 1904 fue vendido por Joaquín Álvarez de Toledo, Marqués de los Vélez a un anticuario francés. En 1945 fue cedido al Museo Metropolitano de Nueva York, donde se puede encontrar expuesto. Existe un proyecto para reconstruirlo.

 Patio de Honor del Castillo de Vélez-Blanco, expuesto en el Museo Metropolitano de Nueva York.

Pero desgraciadamente esta no fue la única pieza que fue expoliada del castillo, también fueron vendidos entre 1903 y 1904 diez valiosos frisos esculpidos en madera que decoraban una de las salas del castillo. Los frisos representaban los doce trabajos de Hércules y los triunfos de César. En la actualidad pertenecen al Museo de Artes Decorativas de París.

Durante el siglo XX, el castillo fue restaurado en varias ocasiones. Finalmente, el Castillo de Vélez-Blanco fue adquirido por la Junta de Andalucía en el año 2005 por tres millones de euros, dejando de pertenecer a la familia que lo había poseído desde el siglo XVI. En la actualidad está considerado Bien de Interés Cultural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario