domingo, 2 de octubre de 2016

LA BASÍLICA DE LAS MERCEDES DE ORIA


Sobresaliendo entre las casas del pueblo almeriense de Oria, se encuentra la impresionante Basílica Menor de Nuestra Señora de las Mercedes, de estilo barroco tardío. En la actualidad es el principal monumento y emblema de la localidad orialeña.

El monumental edificio fue construido en el siglo XVIII, concretamente entre los años 1767 y 1779, estando las obras promovidas por Antonio Álvarez de Toledo, décimo Marqués de los Vélez. El marqués tenía la obligación de construir y reparar todos los templos de su señorío a cambio de las rentas que pagaban sus súbditos a la Iglesia Católica. El arquitecto Fray Pedro de San Agustín participó en su construcción. Este también fue el autor de la Iglesia de la Encarnación de Vélez-Rubio, mejor ejemplo del barroco en Almería. También influyó en la construcción de este edificio el obispo de aquella época de la Diócesis de Almería, Claudio Sanz y Torres, al que le debemos la construcción de los principales templos barrocos de nuestra provincia, por ejemplo, el Santuario del Saliente de la cercana localidad de Albox.

En 1810, las tropas napoleónicas se hicieron con el edificio, destruyendo todos los decorados del interior. Retablos e imágenes de gran valor fueron quemadas. En 1879, el Papa León XIII lo declaró Basílica Menor, perteneciendo así a la Basílica de San Juan de Letrán de Roma. Con la mencionada declaración papal también le fue otorgado al templo un lingnum crucis, es decir un relicario con un fragmento de la cruz de cristo, que actualmente se encuentra en el lugar. En 1889 se volvió a producir un grave incendio que dañó parte del edificio.

Durante la Guerra Civil Española, numerosos objetos y decorados del interior de la basílica fueron destruidos. Además, la iglesia fue convertida en mercado de abastos y después en cine.
 Imágenes de la cúpula.
 Imagen de la Capilla Mayor.
Camarín con la iamgen de Nuestra Señora de las Mercedes.

El edificio tiene una planta rectangular de cajón con una cúpula de media naranja sobre el crucero. El interior está poco ornamentado, existiendo algunos relieves de estuco. La capilla mayor posee un mural pictórico realizado en 1960 por Pedro Cervantes Gallardo, pintor de Vera, que simula un retablo. Antiguamente existió un retablo, pero este fue destruido durante la Guerra Civil.

Posee un sobrio exterior, siendo el elemento más destacable la portada, en la que se puede ver la escultura de Nuestra Señora de las Mercedes, titular del templo. Otro de los principales elementos arquitectónicos del edificio es la majestuosa torre, que se sitúa a la izquierda.
 Fachada con la portada.
Campanario.
Tradicionales novenas realizadas cada año a las imágenes antes de Semana Santa

En 1999 la Basílica fue declarada Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento Histórico-Artístico Nacional.


No hay comentarios:

Publicar un comentario