lunes, 26 de septiembre de 2016

CANJÁYAR


Canjáyar es un municipio almeriense perteneciente a la Alpujarra. Está situado a 47 km de la capital y a 618 msnm. Actualmente cuenta con 1300 habitantes, siendo el segundo municipio más poblado de la Alpujarra almeriense, por detrás del cercano municipio de Laujar de Andarax.

Canjáyar limita con los municipios de Padules, Beires, Ohanes, Las Tres Villas, Instinción, Rágol y Félix.

En la Edad de Cobre se tiene constancia de algunos asentamientos en la zona, ya que se han encontrado restos en la Cueva de Nieles. También se han encontrado restos de explotaciones romanas. En el siglo X, en plena época musulmana se tiene constancia de la existencia de una fortaleza.

En el siglo XVIII florece la economía gracias a la minería del plomo y en 1835 se introdujo la uva de mesa, que fue un antes y un después para el desarrollo de la zona. En 1910, la población de Canjayár llegó a los 3900 habitantes, siendo el máximo ya que a partir de hay fue disminuyendo paulatinamente, entre otras razones por la decadencia en la producción de la uva.

En 1996 se inauguró la "Almazara de Canjáyar", dedicada a la producción y comercialización de aceite de oliva, virgen y gourmet.

En Canjáyar se encuentra el "IES Valle del Andarax", al que asisten numerosos alumnos procedentes de los pueblos cercanos.

Los principales monumentos de Canjáyar son:

-La Iglesia de la Santa Cruz, de estilo románico tardío del siglo XVI se edificó sobre una antigua mezquita. En 1804 fue reconstruída tras un devastador terremoto. En 1611 apareció en el baptisterio la Santa Cruz del Voto, considerada actualmente patrona del municipio y que guarda la reliquia de un "lingnum crucis", es decir, un fragmento de la cruz de cristo.
 Iglesia de la Santa Cruz
Interior de la Iglesia de la Santa Cruz.

-La Ermita de San Blas, se construyó en el siglo XIX, sobre la colina en la que antiguamente se encontraba el castillo.
 Ermita de San Blas.

Cada 19 de Abril se celebran las fiestas de la Santa Cruz del Voto, venerada reliquia considerada patrona de este bello pueblo. Según la leyenda, en 1611, el Sacristán de la Villa de Canjáyar, Juan Matías de Peralta soñó varias noches seguidas con una procesión de ángeles que empezaba en altar mayor y terminaba en el baptisterio de la iglesia. El sacristán consiguió que excavaran allí y fue cuando encontraron a la Santa Cruz. La pieza es de madera de olivo y tiene 42 piedras incrustadas. La cruz contiene un "lignum crucis", es decir una astilla de la cruz de cristo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario