lunes, 2 de mayo de 2016

EL "ENGAÑAMUERTE" DE ROQUETAS


 Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Roquetas de Mar

Luis Francisco nació en Roquetas el 21 de octubre de 1867, era hijo de un pescador y armador de barcos. Cuando tenía 19 años fue a un huerto a comer ciruelas con unos amigos. Se dieron una buena comilona que sentó bien a todos sus amigos excepto al protagonista de esta historia. Le sentó tan mal que enfermó y a los pocos días acabó muriendo.

Sus padres prepararon el entierro y lo metieron en un ataúd que fue velado por su familia y amigos. El entierro comenzó, primero irían a la iglesia y después al cementerio. Mientras el ataúd era llevado, Luis Francisco se despertó y al ver que estaba encerrado en una especie caja oscura y que se movía se asustó y dio un golpe en la tapa para poder salir.

La tapadera del ataúd salió por los aires y la gente que lo acompañaba salió corriendo asustada, dejando abndonado el ataúd. Los más valientes volvieron al lugar tras pasar un rato y vieron a Luis Francisco tirado en el camino mientras se quejaba del dolor producido al tirar el ataúd en el camino, lo que le dejaría una cojera para toda su vida.

 El curioso hecho corrió como la pólvora por todo el país. Desde ese momento, Luis Francisco fue conocido en el pueblo de Roquetas como el "Engañamuerte".

 Pero esa no fue la única vez que Luis Francisco se libró de la muerte. Años más tarde, el protagonista de esta historia dormía en un almacén, cuando de repente se rompió un tabique, cayendo un montón de escombros y ladrillos por toda la estancia, excepto por donde dormía Luis Francisco.
 
Pero este hombre no era inmortal, y acabó muriendo el día 19 de Febrero de 1940, a los 73 años de edad. Ese mismo día llegó a Roquetas la nueva talla de la Virgen del Rosario, que sustituyó a la antigua, destruida durante la Guerra Civil. Sus hijos y nietos, a pesar de emigrar y volver más tarde a Roquetas heredaron su apodo, apodo por el cual siguen siendo conocidos en la actualidad:




"Engañamuerte"

                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario