viernes, 20 de noviembre de 2015

EL REBAÑO ENCANTADO, LUBRÍN

 Imagen de la localidad almeriense de Lubrín.

Esta historia ocurrió en una pequeña aldea cercana al nacimiento del río Antas, concretamente en el término municipal de Lubrín (Almería).


En esa aldea, conocida como Rambla del Aljibe vivían unos importantes señores ricos que entre sus tierras y sus muchas posesiones poseían a varios esclavos moriscos que cuidaban la casa. Entre los esclavos había una mora de avanzada edad que le había cogido un especial cariño al pequeño de la casa. Había sido vendida en un lote diferente al de su familia y había sido separada de esta.

Lo cuidaba muy bien y lo había criado como si de su propio hijo se tratara. Cuando lloraba lo calmaba diciendo: No llores luz de mis ojos, que tuyos serán todos mis tesoros.

Los dueños de la casa estaban preocupados porque habían visto salir a la esclava por la noche y temían que el niño sufriera algún daño. Y efectivamente, días después la mora cogió al niño de madrugada y le dijo que cuando fuera un hombre le daría todas las riquezas que le enseñaría a continuación. Llevó al crío a un cerro lleno de guijarros blancos sobresalientes y pronuncio unas palabras:

“Acudid al abrevadero,
Seáis ovejas o carneros,
Bajad de la majada
Que vuestra vuelta esta cercana,
Resurgid en la noche,
La luna lustrará vuestros vellones.”



En ese momento las piedras se convirtieron en un rebaño de ovejas. Oyeron que los amos venían y la mora le dijo al niño:

yo quería darte la felicidad, pero su desconfianza impide  que disfrutes de este don”.

En ese momento se volvió ante el rebaño y pronunció un conjuro:

 “Dormitad, mis rebaños
Hasta mejor turno que el de hogaño
”.

Cuando el dueño subió al cerro donde estaba la mora y el niño, la mora no pudo dar ninguna explicación de porque había raptado al pequeño de tan solo 7 años.
Fue separada del pequeño y vendida a un tal Juan Martínez.

1 comentario: