domingo, 11 de octubre de 2015

LA PUERTA PURCHENA Y EL PASEO DE ALMERÍA




 Puerta de Purchena con la estatua del presidente Nicolás Salmerón y la Casa de las Mariposas al fondo.

 PUERTA DE PURCHENA
La Puerta de Purchena es una importante plaza de la capital almeriense. Es un importantísimo centro neurálgico para la ciudad, ya que en la plaza desembocan grandes arterias como el Paseo de Almería o la Rambla del Obispo Orberá y otras calles como la Avenida de Pablo Iglesias, la calle Granada, la calle alcalde Muñoz o la calle de las Tiendas.

En esta plaza se situaba hasta el año 1855 la puerta de Purchena, una de las puertas del recinto amurallado que protegía la ciudad. En realidad el nombre original de aquella puerta era la Puerta de Pechina, debido a que era la más cercana a esta localidad vecina. Pero por un error de transcripción de los Reyes Católicos se llamó puerta de Purchena, ya que confundieron el nombre de estos dos pueblos almerienses (Pechina=Bayyana y Purchena=Bursana).

En la Puerta de Purchena se encuentra el emblemático edificio de cuatro plantas conocido como "Casa de las Mariposas", también conocido como "Casa Rapallo", un edificio levantado en el año 1909 por el arquitecto Trinidad Cuartara. Su nombre lo recibe de las mariposas metálicas que se pueden ver en el castillete, parte más vistosa del conjunto. El edificio, de estilo historicista, simbolizó el poderío de la creciente burguesía almeriense de aquella época, siendo el edificio más voluminoso y alto de la capital durante un tiempo. En la actualidad el edificio pertenece a Cajamar y se ha convertido en un icono para Almería.

En 2005, la plaza fue sometida a una importante remodelación por parte de la arquitecta María José Lasasola, en la que se consolidó su aspecto actual. La plaza se pavimentó con adoquines de mármol amarillo. Paseando por el lugar nos podemos encontrar a Nicolás Salmerón, cuya estatua fue colocada en 2005 (obra de Lourdes Umérez), en homenaje a este personaje histórico nacido en la cercana localidad de Alhama de Almería, que llegó a ser presidente de la Primera República. No muy lejos de dicha estatua, nos encontraremos con El Cañillo, una pequeña fuente hexagonal que según cuentan los almerienses, quien bebe de ella volverá a Almería o se terminará casando con un almeriense.

Imagen de la Puerta de Purchena al atardecer con la emblemática "Casa de las Mariposas" iluminada.
Imagen de dos bellos edificios situados en la Puerta de Purchena.
Edificio moderno situado en la Puerta de Purchena que haciendo esquina con la calle Rambla Obispo Orberá y el Paseo de Almería.
Antigua imagen de la Puerta de Purchena.

PASEO DE ALMERÍA
El Paseo de Almería es la calle principal de esta ciudad y una de las arterias principales de la misma. En esta calle se concentran un gran número de comercios, cafés, bancos y oficinas. El Paseo discurre desde la plaza Puerta de Purchena hasta la Plaza Circular, ya en la Rambla de Belén.

El Paseo discurre paralelo a la antigua muralla de la ciudad. En la época musulmana era una zona bastante ajardinada. El Paseo se formó en el XVI, cuando fue desapareciendo la muralla. A principios del siglo XIX surgen los primeros edificios y en 1856 se lleva a cabo un proyecto para urbanizar la zona. En 1867 el paseo ya estaba prácticamente terminado.

En 1857 pasa a llamarse Paseo del Príncipe, más tarde Paseo de Cádiz, con la Primera República Paseo de Orozco, con la Segunda República Avenida de la República, tras la Guerra Civil se llamó Paseo del Generalísimo y finalmente en 1979 se llamó Paseo de Almería. Desgraciadamente, el desarrollismo de las últimas décadas del pasado siglo XX causó daños irreparables en esta avenida, al igual que en el resto del centro de la capital. Afortunadamente, en la actualidad se siguen conservando algunos bellos edificios antiguos dignos de admirar que intentan sobrevivir entre los gigantescos y aburridos bloques de pisos de la zona. Algunos de los edificios más emblemáticos del Paseo de Almería son el Teatro Cervantes (Obra de Enríque Lopez Rull en 1921) o el Edificio Banesto (Obra de Trinidad Cuartara en 1906).

En este Paseo se instala durante la Semana Santa la carrera oficial. Paseando por esta arteria del centro de Almería nos acabaremos topando con el ficus centenario, testigo desde hace más de un siglo del ajetreo diario de los miles de almerienses que pasan bajo sus colosasales ramas. Este impresionante y gigantesco árbol que tiene 120 años de antigüedad alcanza los casi 20 metros de altura.
Imagen del Paseo de Almería con su característicos árboles.

Imagen del espectacular ficus centenario, que se puede admirar en el mismo paseo.
 Imagen de la fachada del Teatro Cervantes.
Preparativos en el Paseo de Almería para la Semana Santa.  


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario