domingo, 26 de julio de 2015

LOS FANTASMAS DEL TEATRO CERVANTES

 Exterior del teatro


El 21 de Enero de 1921 por fin se inauguraba en Almería el Teatro Cervantes, cuyas obras se habían retrasado, ya que se construcción, a cargo del arquitecto almeriense Enrique López Lull, había comenzado en 1898.

El teatro se inauguraba con el estreno en Almería de la obra Santa Isabel de Ceres, que había levantado mucha polémica en la España de aquella época debido a su contenido, lo que sin duda había hecho la obra más popular y conocida, siendo el principal tema de conversación en las tertulias de los cafés de la capital almeriense del momento. Incluso intentaron boicotear el estreno. El teatro estaba abarrotado por la burguesía almeriense, que no se podían perder la obra.

Conchita Robles, una actriz almeriense que vivía en Madrid desde los doce años, volvió a su ciudad natal para representar la obra. Se había casado recientemente con el coronel Carlos Verdugo, que en numerosas ocasiones había amenazado con matarla. Por eso, la actriz almeriense había pedido que le restringieran el paso a Verdugo, aunque este, que había bebido de más se coló haciéndose pasar por un empresario de una compañía de teatro.

Cuando Conchita se disponía a salir al escenario vio como su marido le apuntaba con una pistola. Esta, asustada, decidió ponerse detrás de Manuel Aguilar, un joven aprendiz de imprenta que se había encargado de la cartelería de la obra, creyendo que su marido no dispararía contra él. Sin embargo, Carlos Verdugo disparó. Conchita Robles cayó en mitad del escenario. La gente aplaudió enloquecida creyendo que formaba parte del espectáculo. En ese momento salió Manuel Aguilar gritándole al público que lo ocurrido había sucedido de verdad. Manuel Aguilar cayó sobre la primera fila de butacas, muriendo poco después en la Casa del Socorro de la capital almeriense.

Carlos Verdugo intentó quitarse la vida disparándose un tiro en la sien, pero lo único que consiguió fue quedarse tuerto de un ojo. Verdugo fue condenado a dos cadenas perpetuas.

Según las crónicas de la época, quince mil almerienses acudieron a los funerales de Conchita Robles y Manuel Aguilar, que fueron trasladados en procesión hasta el cementerio de San José. Sin lugar a dudas, este sórdido crimen, de gran repercusión mediática, conmocionó a la sociedad almeriense de la época.

Imagen de la actriz Conchita Robles

 Cartel de la obra Santa Isabel de Ceres
 Imagen antigua del teatro


Son muchos los que aseguran que el Teatro Cervantes quedaría marcado por tan luctuoso suceso. Se dice que algunos trabajadores han sido testigos de extraños fenómenos, como ruidos en las plantas superiores (estando el teatro cerrado), de sombras, de extrañas presencias, etc. Incluso se habla de la fantasmagórica aparición de una mujer reflejada en un espejo. Esta mujer, que por supuesto se relaciona con Conchita Robles, también se ha visto caminando en mitad del patio de butacas, desapareciendo después misteriosamente.

Actualmente, en este emblemático edificio del corazón de Almería se puede disfrutar de sesiones de cine. Disfruten de este bello y encantado edificio.

 Interior del teatro

4 comentarios:

  1. Hola, me ha gustado mucho esta tu entrada. Espero que sigas subiendo entradas tan interesantes como las que hasta ahora he tenido el placer de leer. También quería decirte que al principio de la entrada hay una errata en la fecha, te has comido una d. Sin más que decir, deseo que mantengas activo este blog por mucho tiempo y que recibas muchas visitas. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar